Objetivo general para el curso 2019-2020

Confianza

Valor institucional curso 2019-2020

El valor institucional que presidirá todas las acciones formativas de este curso (académicas, pastorales, complementarias…) será la CONFIANZA. 

El lema seleccionado para hacer explícito este valor es:

¡Cuento contigo! ¡Cuenta conmigo!

I cont on you! Count on me!

 

y la cita bíblica que lo acompaña y apoya es: 

“Yo estoy con vosotros todos los días” (Mt 28, 20b).

Objetivo general

Hacer de nuestros centros educativos espacios en los que se desarrolle y se fortalezca confianza, en los que haya un clima participativo, alegre, seguro, esperanzado y lleno de vida que haga posible relacionarnos con Dios, con nosotros mismos, con los demás y con los acontecimientos favoreciendo la fe, la trasparencia, la familiaridad y el compromiso, desde el convencimiento de que Dios confía en nosotros.  

“La confianza es un valor imprescindible presente en nuestra vida, de manera innata y también de manera adquirida, que provoca en nosotros seguridad, verdadera alegría, esperanza firme y vida, y se experimenta y nos permite relacionarnos con Dios (favoreciendo y posibilitando la fe, la entrega, el abandono en sus manos, la interioridad y la oración), con uno mismo (favoreciendo y posibilitando el crecimiento, la madurez, el bienestar, el propio proyecto de vida y el discernimiento), con los demás (favoreciendo y posibilitando la familiaridad, el compañerismo, la amistad, la sinceridad, la entrega, la trasparencia y la misericordia) y con los acontecimientos (favoreciendo y posibilitando el optimismo, la serenidad, la vitalidad, la valentía, la objetividad y el compromiso). 

 

Tanto el lema como el texto bíblico se plasman en diferentes carteles, acordes con las distintas etapas educativas, y otros formatos gráficos alusivos:

  •  Educación Infantil

  • Educación Primaria

Educación Secundaria y Bachillerato


Oración por un curso marcado por la confianza

Adaptación de la Oración de Charles de Foucauld                                    

Padre Bueno

aquí nos tienes un curso más,

dispuestos a ponernos en tus manos,

confiados en que nos conoces más que nosotros a nosotros mismos,

confiados en que tú sabes qué es lo que necesitamos,

confiados en que tienes para cada uno de nosotros una tarea

en esta misión de anunciar buena noticia

mediante nuestro magisterio.

Padre Bueno,

nos ponemos en tus manos,

confiados como los niños en manos de sus padres,

como quienes en ti encuentran su fortaleza y su refugio,

como quienes se saben en ti reconocidos, llamados y queridos:

haz de nosotros lo que tú quieras,

sea lo que sea, te damos las gracias.

Estamos dispuestos,

prepáranos y acompáñanos

que en todo cuanto vivamos este curso

nos fiemos de ti y nos dejemos moldear por ti

con tal de que tu voluntad se cumpla en nosotros

y en todas tus criaturas.

No deseamos nada más, Padre Bueno.

Te confiamos toda nuestra vida,

toda nuestra gente, todos nuestros sueños y proyectos,

nos ponemos a tu servicio,

nos gustaría estar siempre despiertos y atentos,

ser parte de esa revolución de la ternura a la que nos llamas,

tender nuestras manos

para que nadie quede excluido, empobrecido o desatendido.

Necesitamos darnos,

ponernos en tus manos sin medida,

con una infinita confianza,

porque Tú eres nuestro Padre.